jueves, 15 de abril de 2010

Saki: Los grandes logros del gato.


Llámenle obsesión o como quieran, pero últimamente tengo la mirada vuelta en los felinitos . . . en parte lo debo a mi gata Rajna que está gestando y hasta hace poco pude poner mi mano en su ahora acrecentado vientre para sentir los movimientos que generan los nuevos seres que lleva en su interior. Es maravilloso.

Mi bella gata Rajna a punto de ser madre.
Los nuevos gatitos ya tienen dueño ^_^

Y el propósito de este post es debido a que, mientras buscaba información para el anterior, hallé una lectura que casi me lleva a las lágrimas. Va desde la fotografía hasta la pultima palabra de ese texto. Quizá algunos hayan leído el más que famoso "Diario de un perro" en donde se narran las peripecias que acontecen en la vida del desdichado perrito desde que está gestándose hasta que es muerto por un ser humano, previas palizas y mendigar en las calles.

Lo que a continuación les enseño, debo reconocer que no es más que un burdo copy - paste . . . pero debía mostrárselos tal cual estaba. Si por fortuna eres un amante o protector de los animales (en especial de los felinos) tal vez la fotografía te lleve  preguntarte si acaso el gatito fue rescatdo y recibió la atención y cariño que merecía (además de comida) o sólo murió abandonado y hambriento tiempo después. A muchos probablemente no les provoque efecto alguno, sin embargo, me pregunto si  tendrían la misma actitud si se tratara de un bebé humano . . . ¿ahí sí las cosas cambian sólo porque uno es humano y otro es animal?.

¿Cuál es la diferencia si ambos son seres vivos?.

Mi gran deseo es que si pueden hacer algo positivo por un animalito en desgracia, no se detengan sólo por temor a la opinión ajena . . . hagan lo que cren puede ayudar. En sus localidades traten que los gatitos callejeros sean esterilizados (´mediante cooperación comunitaria) para que no engendren más criaturas que vayan a tener una existencia más desdichada de la que ellos padecen o tomen otras medidas que sean lo más caritativas y amorosas posibles.


En fin, me dejo de palabras y les muestro el texto en cuestión.


 
viernes 10 de julio de 2009
Literatura felina: Saki
Los grandes logros del gato


El animal a quien los egipcios adoraban como a un dios, al que los romanos veneraban como símbolo de la libertad y que fue anatemizado por los europeos de la ignorante Edad Media, quienes lo tenían por un ser demoniaco, ha demostrado a lo largo de todas las épocas dos rasgos de carácter íntimamente mezclados: valor y dignidad. Y aun en circunstancias menos propicias, el gato siempre se ha distinguido por ambas características.

Si enfrentamos a un niño, a un cachorro y a un gatito a un peligro inminente, el niño buscará ayuda instintivamente, el cachorro se humillará con abyecta sumisión ante la amenaza que se cierne sobre él y el gatito aprestará su minúsculo cuerpo para plantear una resistencia desesperada. Separemos a un gato amante del lujo del ambiente social acomodado en el que por lo general se las arregla para vivir y observémoslo con ojo crítico sometido a las circunstancias adversas de la civilización . . . de esa civilización que puede incitar a un hombre a degradarse hasta el punto de vestirse con ropas llamativas y obscenas y hacer cabriolas en plena calle como un saltimbanqui, todo para ganar un puñado de monedas que lo mantengan en el lado respetable y no delictivo de la sociedad. El gato callejero de los suburbios, muerto de hambre, rechazado por todos, acosado, se pasea en medio de la adversidad con ese andar de pantera, atrevido y libre, con el que antaño transitara por los patios de los templos tebanos, y sigue haciendo gala de esa actitud atenta e independiente de la que el hombre no ha logrado enseñarle a prescindir.

Y cuando sus artimañas y astutos manejos no le bastan para apartar de sí un destino inexorable, cuando sus enemigos resultan ser demasiado fuertes y numerosos para su capacidad defensiva, el gato muere luchando hasta el final, estremecido por la rabia ahogada de quien domina el arte de la resistencia y dando voz en su alarido de muerte a la queja amarga y agónica que los animales humanos también han lanzado muchas veces contra los altos poderes; la última protesta contra un destino que, pudiendo haberles concedido la felicidad, se la ha negado.

Tomado de: Las mejores historias sobre gatos. Editorial Siruela. Madrid, 2005.




Fuente:

No podré dormir en un buen rato . . . sólo puedo amar a mis tres hermosos gatos que comparten su vida conmigo.


4 Comments:

  1. Jèssica said...
    navegando lleguè a tu blog..me encantan los gatos, siempre he tenido y actualmente tengo 6 mas 3 o 4 que vienen a mi casa tipo pensionistas...comen, se quedan un rato y se van...gracias por la lectura, me seguirè quedando por ahi ;)...saludos!
    Gail Filis, the vampire cat girl. said...
    Gracias Jéssica por tus comentarios. Qué bueno es saber que aun existen personas tan nobles como tú que alimentan a otros animalitos aun cuando sean casi pensionistas, como bien les llamas. Adelante y bravo . . . y recordemos a todos ¡qué viva el poder del felinito!. Besos.
    Ramo gt g said...
    Q cosa tan linda es esto me alegra saber q alguien ama esos hermosos seres de Dios como yo. Y tienes razon me sacan de quisio las personas q dicen q los gatos son cosa de brujeria y esas cosas. Yo los amo y tengo una gatita hermosa y se yama bolita la adoro y son unos animalitos tan inteligentes y tiernos.
    Anónimo said...
    Fue curioso leer tu informe ya que mencionas que en la antigüedad los gatos negros eran de buena suerte y hoy día se considera lo contrario aunque no soy para nada superticiosa adoro los gatos y todo animal y es muy triste ver lo que personas le hacen y ellos, los animales ,son tan fieles con nosotros , ellos están con nosotros en todo momento aun aunque no le demos de comer lo maltratemos ellos no van a seguir a todos lados es muy penoso saber que personas no lo ven así ! Para mi cualquier animalito que este en mi casa pasa a ser uno mas de mi familia . . Me gusto mucho tu informe

Post a Comment



Template by:
Free Blog Templates